Un alto porcentaje de personas se marcan nuevos objetivos y diseñan un plan acorde a aquello a lo que siempre han querido dedicarse de forma profesional y que llevan soñando desde hace un largo periodo de tiempo. Es por ello que, deciden dedicarse al autoempleo y emprender con el fin de gestionar y ser propietarios de su propio negocio. Invertir en una franquicia, desde hace unos años, se está convirtiendo más que una opción, en el sistema principal para el autoempleo.

Entre las múltiples ventajas de emprender bajo el sistema de franquicia, hay una, en concreto, que va muy ligada y es la de la gran variedad de sectores por el que está integrado este modelo de negocio y las numerosas enseñas existentes, en cada uno de ellos, con diferentes rangos de inversión que se ajustan a cualquier bolsillo. Por esta razón, la franquicia se está convirtiendo en la principal opción de negocio para aquellos que quieran emprender.

“Las cifras hablan por sí solas, mientras que el comercio tradicional tiene una tasa de mortandad bastante elevada la franquicia tiene unos ratios mucho más favorables (únicamente un 5 – 7% de las franquicias fracasa)”, explica Miguel Ángel Oroquieta, Socio Director de T4 Franquicias, quien añade “El emprendedor tiene en sus manos la clave del éxito de una compañía y su saber hacer, por lo que el riesgo de la puesta en marcha se ve notablemente reducido”.

Como ya hemos comentado, el número de ventajas de emprender, bajo el modelo de franquicia con el nombre de una marca con experiencia en el mercado, son muchas. Es por ello que vamos a establecer una serie de consejos básico para todas aquellas personas que se decidan a abrir una franquicia.

  • Antes de emprender, es imprescindible trazar un plan en el que esté reflejado todo lo que hay que hacer. Nunca se debe improvisar, hay que tener todo el proceso claro para seguir adelante.
  • No tome decisiones precipitadas, dedique su tiempo hasta la decisión final (por ejemplo 3 meses). Tras el periodo de reflexión, si tiene todo claro, siga adelante. En caso contrario, no demore su periodo de búsqueda y desista
  • Hay que tener muy presente, que el nuevo negocio va a ocupar todo su tiempo. Por lo tanto es vital, elegir una actividad comercial que le apasione y una marca con la que se sienta identificado y sobre todo, cómodo.
  • Debe conocer perfectamente de qué recursos dispone para abrir su nuevo emprendedornegocio, no sirve de nada el auto – engaño.
  • Estudia concienzudamente todo lo que le digan, tanto lo bueno como lo malo. No tomes conclusiones precipitadas, primero estudia y contrata toda la información.
  • En aquellos temas de la franquicia que no domina, intenta pedir consejo a expertos en la materia.
  • Céntrese en analizar únicamente, como máximo, tres franquicias. Obtendrá un análisis más completo y se centrará en aquellas con las que verdaderamente se sienta cómodo.
  • Estudiar el contrato de franquicia acordado es vital para aclarar y tener presente todas sus obligaciones.
  • Descubra los riesgos potenciales de emprender en una franquicia concreta y valore si puede hacer frente a ellos o no.
  • El momento de la decisión tiene que ser más racional que emocional.

Por ello, antes de emprender en una franquicia es imprescindible tener claro qué tipo de franquicia se quiere abrir y con qué recursos se cuentan, todo ello con el fin de evitar el fracaso y conseguir gestionar un negocio de éxito.