La franquicia es el modelo de negocio por excelencia. Actualmente cualquier emprendedor que quiera abrir su propio negocio, o cualquier empresa que desee crecer o incluso expandir su negocio hacia nuevos mercados, se decanta por la franquicia.

Comprar franquiciaTodo emprendedor que desee comprar una franquicia, necesita tener unos conocimientos básicos y nociones sobre qué tipo de establecimiento quiere abrir. El primer contacto que tenemos con el mundo de las franquicias es como clientes, pero a la hora de emprender surge la pregunta de, ¿por qué no comprar una franquicia?

En el instante de adquirir una franquicia, es importante que todo inversor conozca las características de esta, y el mayor número de datos, para comprobar si se adecua a su idea de negocio. Por lo tanto, es imprescindible hacerse una serie de preguntas:

  • ¿Cómo se llama la empresa franquiciante?
  • ¿Cuántos establecimientos propios y franquiciados tiene operativos?
  • ¿En qué año comenzó la empresa y cuándo comenzó a comercializar bajo el régimen de franquicia?
  • ¿En qué lugares tiene unidades franquiciadas operativas? (ciudades, países)
  • ¿Cuál es la cuota de inversión y qué incluye?
  • Royalties
  • ¿Cuáles son las ventas estimadas del negocio?
  • ¿Cúal es el periodo de retorno de la inversión?
  • ¿Prestará apoyo y asesoramiento en cuanto al tema de, búsqueda de local y selección de candidatos?
  • ¿Impartirá toda la información necesaria y las claves del negocio?
  • ¿Será gratuita toda la formación o tendrá algún coste?
  • ¿Existe exclusividad de territorio y de marca?
  • ¿Cúal es el periodo del contrato de franquicia y, existe posibilidad de renovación?

 

Conocer todos estos datos sobre la franquicia no evita que, a los emprendedores que quieran comprar una franquicia, les susciten ciertos miedos. Entre los más comunes se  encuentran:

  1. Perder todo el dinero: comprar una franquicia supone unas cantidades de dinero bastante altas, por lo que es normal que, cualquier inversor tenga miedo a perder su dinero. Para poder disminuir este riesgo, en la mayor medida de lo posible, es imprescindible que el inversor se informe sobre las características técnicas de la franquicia y valorar si estas se adecuan a lo que él puede ofrecer.
  2. No tener clientes: Cualquier negocio tendrá mayor flujo de clientes en determinados períodos. Lo esencial es que, en los períodos más flojos de ventas, no entre el pánico y por ello los franquiciados deben estar preparados para lo peor.
  3. Fracasar en el negocio: Un riesgo que está presente en cualquier tipo de negocio es el de fracasar y no llegar al éxito. Este riesgo con la franquicia se puede minimizar debido a que es un sistema de crecimiento y expansión empresarial basado en un negocio de éxito probado. En nuevas franquicias (franquicias creadas en menos de dos años) este riesgo es mayor ya que no tienen la suficiente experiencia para saber si su modelo de negocio es aceptado en algunos mercados. El consejo para disminuir este miedo es ponerse en contacto con abogados y estudiar este tema, contactar con franquiciadores actuales de la marca y que expliquen su experiencia o, comparar modelos de negocios similares para estudiar su funcionamiento.