La familia española tiene pendiente el pago de la vivienda. La cifra de hogares representa un incremento del 77,5% más respecto hace una década, según el servicio de Estudios del BBVA El endeudamiento de las familias crecerá este año un 12,8% Las Claves.

El número de familias que optan por la compra en España es muy superior al del resto de Europa La vivienda no es un problema generalizado sino de los grupos con menos recursos Los Datos El endeudamiento financiero de las familias españolas alcanzó un nuevo máximo al término del mes de junio con 483.894 millones de euros Los 3,2 millones suponen un 22% de los 11,7 millones de hogares que hay en España

La vivienda continúa siendo uno de los principales quebraderos de cabeza para las familias españolas y muestra de ello es que más de 3,2 millones de hogares viven en casas aún por pagar. Esta cifra supone, según el Servicio de Estudios del BBVA, un incremento del 77,5% respecto a hace tan sólo una década. Paralelamente, la Fundación de las Cajas de Ahorro, Funcas, afirmaba que el nivel de endeudamiento se moderará en el segundo semestre cerrando el 2003 con un crecimiento del 12,8% frente al 13,7% de la primera mitad del año.

Un total de 3,2 millones de familias tiene aún pagos pendientes para acabar de financiar la vivienda en que residen, un 77,5% más que hace una década, según los datos del último informe de coyuntura del sector inmobiliario de BBVA.

No obstante, el número de familias que aún no han concluido de financiar la compra de su piso representa el 22,8% del total de 11,7 millones de hogares que residen en una vivienda en propiedad, con lo que tres de cada cuatro hogares españoles tienen ya su vivienda totalmente pagada.

Esta situación contrasta con la de la UE, donde el 26,6% de las familias que viven en propiedad aún no han acabado de costear sus pisos, porcentaje al que además se suman el del 34,8% del total de familias que viven en alquiler y que, por tanto, abona su renta mensualmente. Para el Servicio de Estudios del BBVA, estos datos, junto al gran número de viviendas por habitante que se registra en España, indica que el acceso a una vivienda no es un problema generalizado, que sólo se concentra en los colectivos con menores ingresos”. Una vivienda por cada dos españoles.

En concreto, el estudio sobre el sistema de vivienda español de la entidad indica que actualmente España es el país de la UE con mayor tasa de vivienda por habitante, con 509,8 residencias por cada 1.000 ciudadanos, esto es, una vivienda por cada dos españoles, frente a la media de 468,1 vivienda por millar de habitantes de la UE. No obstante, la entidad subraya que este “elevado número de viviendas no conlleva a una mayor disponibilidad a ella, dado que gran parte de estas viviendas se destinan a engrosar el “amplio parque de vivienda secundaria”.

El colectivo social con menores ingresos constituye también, a juicio de los profesionales del banco, el más perjudicado por el distinto régimen de tenencia de viviendas que España presenta frente al resto de países europeos, que muestra que el peso del piso de alquiler como vivienda habitual es en Europa tres veces superior al de España. En concreto, sólo un 11,7% de las familias españolas viven en régimen de alquiler, frente al 34,2% de la media de las europeas.

El porcentaje de núcleos familiares que residen en una vivienda en propiedad en España se eleva al 88,3%, frente al 65,8% de la UE. Según la entidad, “legislaciones precedentes sobre arrendamientos y las condiciones económicas en que se dieron han determinado la evolución del segmento del alquiler en España”, para convertirlo en “un mercado estrecho y con precios elevados”. Moderación del endeudamiento El elevado número de familias que aún tienen financiada su vivienda enlaza con el alto endeudamiento de las familias.

La Fundación de las Cajas de Ahorros Confederadas (Funcas) estima que este año el endeudamiento crecerá un 12,8% este año, hasta alcanzar los 500.000 millones de euros, y reducirá así, un año más, la riqueza financiera neta de las familias. El aumento del endeudamiento familiar, que vuelve a alcanzar máximos históricos, se debe en gran parte a los bajos tipos de interés, a la subida del precio de la vivienda y al crecimiento de la renta diponible, como consecuencia de la mayor creación de empleo y de las rebajas fiscales.

El estudio de Funcas señala que la riqueza financiera de los hogares españoles se ha reducido entre 2000 y 2002 en 690.000 millones de euros, debido principalmente, al aumento de la participación de los préstamos bancarios en la deuda total de las familias, que ha pasado del 74,25% del total en 2000 al 83,33% en 2002. Pese a ello, Funcas estima que en 2003 se registrará un aumento del 7,8% de los activos financieros de las familias, hasta situarse en 1,15 billones de euros.

En concreto, los depósitos presentarán un “leve” crecimiento, hasta alcanzar el 42,9% de los activos familiares totales, mientras que los títulos de renta fija refrendarán su pérdida de peso relativo, con un porcentaje en torno al 1,6-1,7% del total.”