Antes de invertir en una franquicia hay que llevar a cabo un análisis de los que se quiere conseguir y de los medios de los que se dispone. Si ya tienes claro que el sistema de franquicias es la mejor opción para emprender tu propia empresa, es imprescindible conocer en profundidad esta fórmula de negocio para hacerlo lo más rentable posible. Desde laFranquicia.es te facilitamos unos pasos a seguir para abrir una franquicia de éxito.

Abrir-una-franquiciaAntes de nada, debes sentirte identificado con esta fórmula de negocio ya que tendrá que realizar una inversión de tu dinero. Asimismo, saber cual es su capacidad de inversión es un factor determinate a la hora de abrir una franquicia. También, debes mentalizarte para que te expliquen cómo hacer las cosas y seguir las directrices de la central.

Además de todos estos aspectos (análisis, conocimiento, inversión…), debes dominar el sector al que te vas a dedicar. Pregunta, analiza, infórmate… de cada marca y franquicia, antes de abrir tu propio negocio. Aunque una franquicia se dedique al mismo sector, se pueden encontrar grandes diferencias entre ellas. La reputación y la imagen de marca es garantía de rentabilidad y éxito, si te decantas por abrir una franquicia.

Llegar a conocer en profundidad lo que puede generar una franquicia como futuro asociado no es difícil. En la actualidad, este “mundillo” ofrece una elevada variedad de: directorios y guías de franquicias, portales de franquicias, eventos y ferias de franquicias, revistas especializadas, seminarios de franquicia, marketing online, redes sociales y blogs para franquicias… y mucho más dedicado al sector de la franquicia en la prensa generalista, económica e internacional.

Si después de esto, sigues queriendo apostar por el modelo de franquicia, desde laFranquicia.es te proponemos 5 pasos a seguir para abrir una franquicia rentable y de éxito.

1. Analiza el mercado

Como ya hemos mencionado, estudia si de verdad estás preparado para emprender bajo la fórmula de la franquicia. No todo el mundo está capacitado para ser empresario y dirigir su propio negocio. Hay que trabajar mucho, tanto como un negocio propio, y hay que hacer frente a una inversión económica. Comprueba que tus aptitudes y circunstancias son las más idóneas, así como tu situación personal y económicas. Conoce tu capacidad de inversión, si necesitas local, si estás dispuesto a seguir las reglas de la cadena, si buscas algo más que beneficios económicos, si la franquicia que quieres existe, etc.

2. Estudia el sector y el modelo que quieres emprender

Una vez analizado el mercado, toca seleccionar el modelo de negocio al que te vas a dedicar. Es recomendable que sea un modelo de negocio que conozcas y además te guste. Asegúrate que tanto el sector como la franquicia están en fase de crecimiento y que existe una demanda suficiente en la zona donde quieres emprender. Consigue información de franquicias cuyo concepto sea innovador o esté muy consolidado. En ese aspecto, puedes decantarte por una franquicia de alta inversión, pero muy consolidada, o una menos conocida pero con un grado de crecimiento muy demostrable.

3. Solicita información a la central franquiciadora

Después de tener decidido el modelo de negocio que deseas gestionar, pide información a la marca. La cadena franquiciadora estará encantada de explicarte en qué consiste su modelo de negocio, su filosofía y viabilidad. Ten preparadas una serie de preguntas que no puedes pasar por alto como: productos y servicios, directrices de aprovisionamiento, exclusividad de suministro, mercado de implantación y ubicación comercial, requisitos del local, plan de apertura y puesta en marcha, asistencia permanente, formación inicial, estructura de la red de franquicia, listado de franquiciados, listado de centros propios y relación de cierres de los últimos ejercicios. Por último, no debes olvidar solicitar información sobre el precontrato o acuerdo de opción de compra de la franquicia, derechos y obligaciones principales de las partes, contraprestación económica, duración del contrato, condiciones de renovación y resolución, obligaciones financieras del franquiciado y ámbito de exclusividad territorial.

4. Ponte en contacto con otros franquiciados

El siguiente paso para abrir una franquicia es contrastar toda esta información con otros franquiciados de la enseña. Gracias a su experiencia, te facilitarán conocimientos muy importantes respecto al control de la gestión por parte de la central franquiciadora, las ayudas en la resolución de los problemas que puedan generarse, la capacidad de comunicación y de ejecución de acciones de animación, marketing, seguimiento real de la red, entre otros. Ni te lo pienses, si ya estás en este proceso, habla con asociados que hayan emprendido anteriormente. Esto no significa hablar solo aquellos franquiciados de éxito recomendados por la central, sino también compartir información con aquellos franquiciados que se encuentren en aprietos, y tratar de descubrir cuál es el motivo de que no les está funcionando tan bien, para no cometer los mismos errores o simplemente descartar el modelo.

5. Contrata asesoramiento profesional

El quinto y último aspecto a destacar, es contar con el asesoramiento profesional de consultores expertos en franquicia. Existen varias alternativas como T4 Franquicias. Gracias a sus conocimientos, te ayudarán a tomar una valoración objetiva para tu caso en particular. De todo este asesoramiento, uno de los aspectos más importantes es el contrato. Con el se regulan los derechos y obligaciones de franquiciador y franquiciado durante toda la vigencia de la relación. La revisión por parte de un profesional especializado en franquicia, con anterioridad a su firma, es la mejor manera para evitar desagradables imprevistos con el tiempo.