La franquicia CaraPino ha elegido la localidad de Alhaurín de la Torre para presentar la nueva imagen. Este nuevo establecimiento servirá a la franquicia como una local insignia y de referencia para las próximas aperturas y remodelaciones de los locales antiguos.  

El local, de 100 m2 situado en Avenida Reyes Católicos 4, local 4 frente al pabellón Blas Infante, ofrece desde el sábado 4 de agosto el amplio catálogo de sabores de helados de la marca, que se completa con una cuidada selección de cafés y una oferta de gofres, crepes y pastelería.

El nuevo establecimiento pretende aportar a la oferta restauradora del municipio una nueva opción que destacará por la calidad del producto y el ambiente familiar y disentido que la marca ha diseñado para su nueva imagen. La heladería completa su oferta con promociones y da la oportunidad de celebrar los cumpleaños tanto en sus locales como en las propias viviendas de los clientes.

La franquicia de heladerías en cada uno de sus locales, abiertos en Málaga, Cádiz y Sevilla desde hace más de una década, con una oferta de helados elaborados en su propio obrador a base de productos 100% naturales especialmente seleccionados que permiten a sus productos acercarse al helado perfecto: sabor natural, olor intenso, aspecto llamativo y textura suave.

CaraPino Maestro Heladero dispone de su propia fábrica de helados, el obrador CaraPino, contando con unas completas instalaciones situadas junto al local de Colonia Santa Inés. Su producción mensual supera los 30.000 litros de helado, además de los productos complementarios.

La enseña ofrece un modelo de negocio sostenible, con una inversión calculada hasta el último detalle, para que nuestros franquiciados no desperdicien ni un céntimo. Con este modelo de negocio pretenden alcanzar la mayor cuota de mercado posible, siempre desde la máxima que su principal activo es el inversor o franquiciado.