El sector de viajes considera que la nueva situación planteada por los proveedores en el pago de las comisiones por la venta de billetes afectará a su negocio. Las empresas ven cómo la rentabilidad de sus actividad se mantiene (alrededor del 1%), pero la califican de insuficiente.

Las agencias de viajes consideran que la rentabilidad que obtienen por la venta de billetes de avión estará situada en torno al 0,75% y 1% este año. Es positiva pero insuficiente, según el presidente de la Asociación Empresarial de Agencias de Viajes Aedave, José Manuel Maciñeiras.

Las agencias, reunidas en el XVII Congreso que se celebra en Croacia estos días, confirman que su facturación ha mejorado en los ocho primeros meses. Hasta agosto se situaba por encima del 7%, pero en septiembre y octubre se ha producido una desaceleración en la actividad que influirá negativamente en el resultado.

Las agencias de viajes se enfrentan a una nueva situación a partir de enero de 2007, en la que los proveedores (aerolíneas, Renfe, compañías de alquiler de vehículos, navieras y hoteles) van a suprimir la comisión que actualmente pagan a las empresas por la venta de billetes.

Sin embargo, desde que en 2004 Iberia dio el pistoletazo de salida para la reducción paulatina de las comisiones hasta llegar a fin de 2006 con el 1%, las agencias han mejorado sus resultados, según Maciñeiras, porque el sector está inmerso en una economía basada en tarifas bajas, donde las empresas han entrado en campañas agresivas muy competitivas.

El hecho de mantener una comisión sobre un precio que cada vez es menor llega a límites que son absolutamente insoportables para las agencias, señaló el presidente de Aedave. Por esta razón, la reducción de las comisiones se sustituyó por el cobro de fee o cargo por emisión de billete que, en opinión de Maciñeiras no es un sistema malo en sí. El problema es que las agencias no tendrán comisión fija, así que el incremento del precio se trasladará al cliente final por medio del cargo por emisión, recalcó.

Además, el proveedor no modificará las otras partes del contrato, que incluye siempre una serie de prestaciones y de responsabilidades ante el cliente por parte de las agencias, como responder a reclamaciones, huelgas, incidencias o cualquier otro tipo de ayuda. Esa responsabilidad de la agencia que se ve ahora compensada de alguna forma, no será remunerada en 2007 precisó.

Por otra parte, que los proveedores sólo ofrezcan comisión a quienes vendan determinadas rutas o cantidades, perjudicará a las pequeñas empresas, añadió.

Bloqueada la negociación con Renfe

Las negociaciones entre Renfe y las agencias se encuentran bloqueadas. De momento, la compañía ferroviaria ha dicho que eliminará las comisiones en 2007, lo que ha provocado el malestar de las agencias. El propósito de éstas es mantener el 8% de comisión sobre ventas que reciben ahora. Con Renfe, las agencias creen que tienen derechos para conservar el pago fijo actual.