El centro comercial Gorbeia remodelará en los próximos días su ala oeste, la que alberga los multicines y los restaurantes, para preparar el desembarco en Álava de uno de los gigantes mundiales del bricolaje. La llegada al complejo de Echávarri-Viña de una superficie ligada a una conocida multinacional británica supondrá tal revulsivo para las instalaciones, que sus dueños han decidido sacrificar parte de la exitosa área de restauración, según la información a la que ha tenido acceso EL CORREO.

Así, Gorbeia ha cerrado ya la puerta que da acceso a las salas de cine de Yelmo y ha vallado con tablones de madera la zona de aparcamientos existente entre ésa y la siguiente, la que conduce a las tiendas Tryp y Coronel Tapioca. Diferentes empresas realizan ya medidas para ganar unos metros al centro comercial por el exterior y para tirar decenas de tabiques en el interior. Y es que la compañía de bricolaje tiene previsto hacer uso de una superficie de unos 3.000 metros, lo que obliga a reestructurar toda esa zona. Bares como Gambrinus, Kurrusko y Don Jabugo se trasladarán al pasillo de los multicines, mientras que comercios como Tryp o Los Telares se ubicarán en otra ala del complejo alavés. La salchichería alemana, por su parte, ha echado definitivamente la persiana.

Los responsables de estos negocios saben que se verán obligados a cerrar mientras duren las obras, aunque la gerencia aún no ha detallado en qué van a consistir, relataron ayer trabajadores de algunas de estas franquicias. De acuerdo con sus datos, la remodelación «comenzará en breve y se prolongará al menos durante dos meses».

Un balón de oxígeno

La instalación en el parque alavés de Brico Stock -firma que gestional los franceses de Brico Depot, que a su vez dependen de la británica Kingfisher-, es todo un balón de oxígeno para Gorbeia, ya que en el otoño de 2003 perdió a su cliente Aki, especialista también en bricolaje. Esta firma se fusionó con Leroy Merlin y se decantó por El Boulevard, con lo que el parque de Echávarri-Viña se quedó sin uno de sus atractivos.

Ahora, recupera de nuevo a una empresa líder en el ramo, que ya ha puesto en marcha con éxito su política comercial en otras ciudades de España. Brico Stock, en plena fase de expansión en España, abrió su primer establecimiento en Navarra, en el parque de Viana próximo a Logroño y promovido por construcciones Murias, la misma firma que dio a luz Gorbeia. Sus agresivos precios y sus horarios comerciales -abre a las 7.30 horas de la mañana- son la gran baza de esta marca, también implantada en Murcia y Valladolid.

¿Por qué no ha aprovechado esta compañía el pabellón de 5.000 metros que abandonó Aki? Bastaría sólo con acondicionar el pabellón para instalar sus tienda-almacén de material de construcción, iluminación, carpintería, decoración y herramientas. Sin embargo, el local cuenta ya con otro pretendiente. Uno de los nombres que se ha barajado en las últimas semanas es el de la multinacional del mueble Conforama, que cuenta con 235 tiendas especializadas en equipamiento del hogar en países compo Francia, Italia, Suiza, Portugal, Luxemburgo y Polonia.

La presencia de Conforama y Brico Stock serían una gran espaldarazo para las instalaciones de Echávarri-Viña, que tendrían así dos grandes bazas para intentar captar parte de la clientela vitoriana de El Boulevard.