Después de siete años siendo tu otro banco, ING ha dado un nuevo paso para convertirse en el banco de referencia de sus clientes. En unos días la entidad inaugurará su primera sucursal oficial, en la calle Costa Rica, de Madrid. Hasta ahora, ING contaba con dos centros en Madrid y uno en Barcelona, pero se resistía a considerarlos como sucursales.

Esta megaoficina, según la definió el director general de ING Direct en España, César González Bueno, durante su intervención en las jornadas de ayer, será la primera de una serie de sucursales que la entidad irá abriendo por todo el país, en los próximos años.

Los nuevos centros, que se instalarán en las principales ciudades españolas, tendrán una superficie cercana a los 1.000 metros cuadrados y contarán con una plantilla de unos 30 trabajadores. Queremos que el grueso de la operativa bancaria se siga realizando a través del teléfono e internet y que las megaoficinas se concentren en los momentos claves para el cliente: la contratación de una hipoteca, la suscripción del plan de pensiones o el traslado de toda la operativa bancaria a nuestra entidad, comentó.