La franquicia permite a los emprendedores tener su propio negocio sin empezar de cero. Pero el hecho de que un grupo tenga una marca y unas reglas establecidas, no significa que sea fácil dirigir una franquicia de éxito.

La franquicia es un modelo de éxito probado, pero no todo el mundo está preparado para llevar una franquicia rentable. La estructura de la franquicia proporciona grandes ventajas pero sin unas aptitudes adecuadas, abrir una franquicia no es suficiente. Adquirir y operar una enseña es un trabajo duro y obtener beneficios requiere mucho esfuerzo a lo largo del tiempo.

Emprender en una franquicia rentable no incluye clases sobre cómo ser propietario de un negocio. No saber cómo administrar las finanzas, declarar impuestos o el balance de resultados… son conocimientos que ya debes saber gestionar.

Por todo ello, antes de confiarte y disfrutar de tu vida como franquiciado de éxito, lee atentamente los errores más comunes a la hora de invertir en una franquicia y cómo evitarlos:

1. NO CONSULTAR A OTROS FRANQUICIADOS

Aunque tus instintos te sugieran buenas premisas, probablemente cometerás errores innecesarios si no conoces de antemano todo sobre la franquicia antes de comenzar. En lugar de aprender sobre la marcha, pregunta a otros franquiciados de la zona sus casos de éxito. Realiza la mayor cantidad de investigación posible para establecer una estrategia con el fin de evitar tener consecuencias desastrosas. No vale echar la culpa a la central franquiciadora para cubrir agujeros en su experiencia profesional.

2. QUERER OBTENER BENEFICIOS DESDE EL PRIMER DÍA

Las franquicias por lo general tardan unos meses en reducir el déficit presupuestario antes de que comiencen a obtener ganancias, por lo que es recomendable disponer de un colchón de capital para resistir los baches y los inicios al comprar una franquicia. Cuanto mayor sea la inversión de la franquicia, mayores serán tus posibilidades de tener beneficios significativos en el futuro. Pero eso no significa que lleguen de inmediato. Debes armarte de paciencia y ser consciente que hasta recuperar la inversión pasarán algunos años, y que los beneficios llegarán en función de tu trabajo y esfuerzo.

3. CONFORMARSE CON UNA MALA UBICACIÓN

En un mercado tan competitivo, las franquicias rentables requieren localizaciones que permitan una buena exposición al público y el fácil acceso. Los franquiciados necesitan visibilidad. Ten en cuenta que elegir el sitio correcto lleva tiempo. Así que visita ubicaciones potenciales en persona, en diferentes días a diferentes horas. Habla con la central de franquicias o con consultoras especializadas. Este detalle antes de empezar una andadura empresarial en franquicia, puede marcar la diferencia entre el éxito o el fracaso de tu negocio

4. IGNORAR LA ESTRATEGIA DE LA FRANQUICIA

Otro terrible error que puede cometer un nuevo franquiciado, es ignorar por completo los procedimientos ya probados anteriormente por la franquicia. Si no se toma en serio el programa y la estrategia de la cadena, reducirá en gran medida sus posibilidades de éxito. La franquicia tiene una marca y una reputación que quiere mantener. Eres dueño de un negocio, pero si no confías en las operaciones de marketing, captación y servicio… es muy probable que tenga dificultades. Percibe lo que la franquicia espera de ti, para que puedas cumplir las expectativas de manera rápida y completa.