La Federación de Comercio dice que el 90% del negocio se produce en el primer mes. Los empresarios esperan ventas por valor de 64 millones.

Los comerciantes gallegos consideran que las rebajas no deberían comenzar antes del mes de agosto. José María Seijas, presidente de la Federación Gallega de Comercio, considera que la diferente climatología podría permitir que en cada zona de España las rebajas comenzasen en distintas fechas, de acuerdo con la llegada del verano. En este sentido, en Galicia, habría que retrasar el inicio un mes”.

“Aquí el verano empieza prácticamente en julio, así que cuando llega la temporada de rebajas no se ha vendido prácticamente nada -explica- y las necesidades no son las mismas en Galicia o en Andalucía”.

La propuesta no sólo alcanza a los saldos de verano, sino que también incluiría las rebajas de invierno que, en opinión de los comerciantes gallegos, llegan demasiado pronto.

En su opinión, la duración de los descuentos también es demasiado larga. “Es algo que venimos diciendo desde hace ya bastante tiempo”, afirma Seijas. Por este motivo, los comerciantes pretenden que la campaña dure un mes o, como mucho, un mes y medio.

“Se supone que el objetivo es liquidar los excedentes de temporada -comenta- y, normalmente, el 90% de las ventas se hacen durante el primer mes, no tiene objeto que se prolonguen durante otros dos meses”.

Este hecho supone, según Seijas, que muchos negocios, que no tienen prendas para tanto tiempo encarguen productos sólo para las rebajas, una práctica prohibida. Además, si las rebajas ocupan cuatro meses al año, esto supondría el 30% del tiempo total que dedican los comerciantes a sus negocios.

Todavía es demasiado pronto para conocer cómo va la campaña de este verano pero, según el presidente de los comerciantes gallegos, las perspectivas son “similares” a las del año pasado. “Pensamos que van a ser de 63,5 o 64 milllones de euros, que es una cifra muy parecida a la de 2004″. Las rebajas comenzaron el 1 de julio y concluirán el próximo 31 de agosto.”